Saltar al contenido

Ayahuasca

    La Ayahuasca (Banisteriopsis caapi) es la planta maestra por excelencia en la Amazonía y quizás la más poderosa. Su uso por los pueblos originarios del Amazonas se pierde en la bruma del origen de los tiempos.

    Cada tribu tiene una historia sobre cómo la madre naturaleza les regaló los dones de la Ayahuasca, como planta sagrada, para sanar y ampliar sus conocimientos.

    Ayahuasca en quechua significa soga del alma o soga del muerto y realizar la ceremonia es una de las experiencias más enriquecedoras en la vida de una persona. Es ampliar los horizontes y ver la vida desde otras perspectivas.

    El preparado con ayahuasca contiene lianas de la planta homónima, mezclado con otras plantas maestras del Amazonas como la chacruna (Psychotria viridis) y otras.

    Científicamente, la Ayahuasca contiene harmina y tetrahidroharmina y la chacruna contiene DMT, que actúan en conjunto para lograr los efectos enteógenos.

    Para el uso de esta planta maestra es necesario ir con el cuerpo y la mente lo más limpios posible. Previo a la ceremonia es necesario realizar una dieta indicada por el maestro chamán, pero en general se debe dejar de comer carne de cerdo, alimentos con grasa, frituras, lácteos, alimentos procesados, azúcar y gaseosas, así como evitar el uso de drogas y alcohol, entre otros de preferencia una semana antes de comenzar la ceremonia y después de la misma.

    Los maestros han sido iniciados a temprana edad, generalmente por un maestro mayor quien suele ser un familiar cercano. Cada planta tiene sus propios dones, con las que el Maestro ha conectado durante años de preparación y dieta, para poder sanar y además proteger el espacio de la ceremonia.

    Al tratarse de plantas poderosas, es importante que los participantes escuchen las instrucciones del chamán, sobre la dieta y otros consejos para sacar el mayor provecho a las enseñanzas que la planta pueda brindar.

     PARA LOS PROGRAMAS DE AYAHUASCA

    IMPORTANTE: La persona que participa en una dieta debe siempre escuchar y repetar los consejos y normas generales de los maestros, y lo mismo va por la dosis que se le ha encomendado. Todo esto es por la seguridad  y salud de los participantes. Las plantas son muy poderosas y no deben tomarse a la ligera.